Periodicidad Monotónica

Año con Año, con infalible precisión solía con mi familia dar gracias por el año que termina y por el que empieza. Por angas o por mangas, no he podido hacer eso últimamente. Me encuentro lejos de casa y extraño todas esas viejas tradiciones que hacen el año nuevo en familia una serie de rituales inamovibles, y que cuando estas ahí te parecen tan ridículos, pero nomás falta uno y eres el primero en extrañarlos.

Es rarísimo. Pero preferiría estar ahi, con esa periodicidad monotónica que en cualquier otro lado.

  • Quiero preguntarle a Lupita si va a querer sopa de cebolla
  • Quiero bailar la conga antes de darle el abrazo a mi Má
  • Quiero llorar cuando oiga el brindis del bohemio a las 12:01
  • Quiero abrazar a Che Ché
  • Quiero ver a José iracundo porque no empezamos a cenar exactamente a las 11:32 con 10 segs.
  • Quiero ver a Juan Pablo cayéndose de sueño pero rehusando irse a la cama, porque quiere ver que hacemos los adultos en año nuevo
  • Quiero escuchar a mi Pá recitar la oració de fin de año

Gracias Señor, por todo cuanto me diste en el año que termina.

Gracias por los días de sol y los nublados tristes;
por las tardes tranquilas y las noches oscuras.

Gracias por la salud y la enfermedad
por las penas y las alegrías.

Gracias por todo cuanto me prestaste
y luego me pediste.

Gracias Señor por la sonrisa amable y por la mano amiga,
por el amor y por todo lo hermoso y por todo lo dulce.
Por las flores y las estrellas por la existencia de los niños
y de las almas buenas.

Gracias por la soledad, por el trabajo por las inquietudes,
las dificultades y las lágrimas.
Por todo lo que me acercó a Tí…

Gracias por haberme conservado la vida y por haberme dado
techo, abrigo y sustento…

Que me traerá el año que empieza?
Lo que Tú quieras Señor.

Pero te pido FE para mirarte en todo, esperanza
para no desfallecer y caridad para amarte cada día más
y para hacerte amar de los que me rodean.

Dame paciencia y humildad, desprendimiento y generosidad.

Dame Señor, lo que Tú sabes que me conviene
y yo no se pedir.

Que tenga el corazón alerta, el oído atento, las manos
y la mente activas y que me halle siempre dispuesto
a hacer tu Santa Voluntad.

Derrama Señor, tus gracias sobre todos los que amo
y concede Tu paz al mundo entero…


Acerca de este articulo