Epifanio se nos Fué

Telegrama a Galicia:
“Movimiento telúrico aproxímase. Epicentro localízase en esa ciudad”Respuesta de Galicia:
“Agarramos a Telurio y está en el bote. Epifanio se nos fué por que nos agarró un temblor jijo del maiz…

Es curioso cómo distintas costumbres se hacen tan familiares en estas fechas que es difícil romper con ellas. En la fiesta de la epifanía solíamos ir a casa de mis Tías en Guadalajara, y comer rosca ahí y abrir los regalos que Melchor, Gaspar y Baltazar nos dejaban con británica puntualidad junto a los zapatos.

Esto ya no es posible y la tradición fue sustituída por la clásica rosca de reyes en la oficina. Es una bonita costumbre, que nos identifica culturalmente, y que nos hace ser, sobre todo en tierras extranjeras; quienes somos, de dónde venimos y recordar las sonrisas de la infancia.

Hoy el ambiente no es tan festivo, ni siquiera hubo rosca. Cómo quisiera volver a casa de mis Tías, volver a ser niño y no cometer tantos errores en el camino. Hubiera preferido eso a los 3 carbones que aparecieron junto a mi zapato.

He sido malo.

Ni modo. Epifanio se nos fué.


Acerca de este articulo