no sabe igual

Cuando ya probaste la miel, el azúcar sabe amargo.


Acerca de este articulo