Chaching

Creo que el último lugar realmente privado que uno tiene, es la mente. Ni tu computadora tras barreras de encripción y firewalls, y todas esas hierbas son realmente privadas.

Sólo el dominio de tus pensamientos es tuyo y de nadie mas, con la salvedad de que se lo comuniques a alguien, y aún así uno elige a quién, cómo y cuánto le será revelado de esos pensamientos.

Cuando vives solo, tu mente se expande a tu espacio vital, osea tu depa, y este adquiere las características que tu mente tiene en esos momentos. De igual manera, tu depa sigue siendo tu refugio privado, solo uno decide a quién deja entrar, hasta dónde ( noooo a la cocina nooooo ) cuando y en que circunstancias esto sucederá. Es el primer indicio de la expansión mental a tu espacio vital.

En dís pasados, mi mente estaba en un estado de desorden total, y el caos desbordó las murallas de mi cráneo y se hizo presente en todo lo que me rodeaba en mi depa. Era fiel reflejo de lo que pasaba por mi mente. Ropa por aquí, telarañas por acá, ceniceros repletos, latas de cerveza regadas, botellas vacías en la mesa, sábanas y cobijas desordenadas, papeles regados pordoquier.

Quienes me conocen, saben que no soy un estandarte del orden meticuloso tipo Monk, aunque tengo algunas de sus manías (las latas en la alacena deben estar todas orientadas idénticamente y así) pero el caos que imperaba en mi depa era fiel reflejo del desorden mental que me cargaba.

Poco a poco las cosas se han ido componiendo y hoy dediqué buena parte del día a reacomodar todos esos pedacitos que estaban fuera de su lugar y a eliminar la evidencia de la ebriedad emocional que viví; y chacheando pasé revista a todos los elementos que hacen de mi depa mi casa, mi hogar, mi lugar y de nadie más.

Es curioso, pues de momento haces viajes a los meses pasados y eventos que transpiraron en ese tiempo y que de una manera u otra dejan migajas de pan para que las sigas y te encuentres de nuevo con esas memorias.

Creo que fué un sano ejercicio. Despues de chachear y hacer profunda limpieza desde el tapete de afuera de la puerta, hasta el último plato con soberbios especímenes de Penicillium chrysogenum siento que de nuevo empieza a haber sincronía entre mi estado mental y mi espacio vital.

El problema es: Que fué primero; el huevo o la gallina?


Acerca de este articulo