Mentes pequeñas

Las mentas grandes hablan de ideas
Las mentes comunes hablan de acontecimientos
Las mentes pequeñas hablan unas de otras

Hay cosas que me molestan en forma superlativa y una de ellas es la falta de espíritu de cooperación que a veces se encuentra uno en su área de trabajo.

Nunca falta el tipo que quiere superarse y le hecha ganas, pero que le toco la mala fortuna de caerle gordo a su jefe. Y el jefe hace todo lo posible por hacerle la vida de cuadritos al pobre individuo.

Se dá el golpe de suerte, y nuestro amigo es beneficiario de un cambio de plaza y una promoción a asistente… pues el Jefe insiste en hacerle la vida de cuadritos al no hacerle caso a los pedidos que pone, perderle una pieza importante de una máquina para el trabajo y hacer que su estancia en la otra plaza sea totalmente miserable.

Nuestro compa no es un alma de Dios tampoco, pero válgame, al menos tiene la iniciativa de hacer lo que a todo mundo le da flojerísima hacer.

Y lo peor del caso, es que todo termina en un
- Es que él es asi y asado
- Es que él me dijo esto pero hizo aquello
- Es que yo no fuí, fue teté
- Es que ese no es mi trabajo, a mi me pagan por hacer otras cosas

A veces la vida es muy injusta y más cuando tu equipo de trabajo esta formado por prófugos del arado, sin sentido común ni pizca de espíritu de equipo.

Dice el Marqués de Sade através de el Duc de Blangis: “No basta con tener éxito. Los demás deben ser miserables “ y tristemente es cierto. Por eso hay empresas que no progresan. Por eso hay países que no salen del hoyo. Por eso, a veces, estamos como estamos…


Acerca de este articulo