120 Días de sodoma

Pues hoy en la madrugada acabé de leer 120 días de Sodoma del Marqués de Sade.

El siguiente en la lista, última adquisición recién cargada en la Palmira es “Ciudades desiertas” de José Agustín…

120 días creo que podría haber sido mejor, pues es una obra inconclusa. Está dividida en 4 partes, a la zazón, Las pasiones simples, Las pasiones complejas, Las pasiones criminales y Las pasiones asesinas. Además hay una introducción a los personajes.

A continuación mi reseña, pero si piensas leer el libro, mejor no la leas, porque voy a contar el final jejeje

La introducción es bastante metódica. Diría yo que demasiado metódica. Se limita a describir meticulosamente a cada uno de los personajes (El Duc, El obispo, el Presidente y Durcet) tanto en su aspecto físico con particular énfasis en sus miembros viriles como en su decadencia moral. Todos son unos villanos. Además describe con la misma minuciosidad a las hijas de cada uno, que por acuerdo de los cuatro “amigos” son esposas unas de otros. Describe los arreglos que hacen para un retiro de 120 días en un palacio perdido en la selva negra en Bélgica y como seleccionan a 8 niñas, 8 niños, 4 prostitutas, 4 meretrices y 8 sodomitas que los acompañar&;aacuten durante los 4 meses que durará el retiro.

El objeto es que las 4 prostitutas hagan una crónica de 150 pasiones cada una (que ya mencionamos) y los amigos se dedican a actuar lo que escucharon durante los relatos con las esposas, sodomitas y demás personajes; pues consideran que el placer se exacerba al imaginar la pasión después de haberla escuchado. El placer nace del oído

El principio es realmente intrigante, pues te abre la duda de qué rayos van a hacer con tanta gente. y además porque en las primeras 3 páginas ya se habló de Sadismo, bestialidad, incesto, violación, sodomía coprofilia, necrofilia y seducción.

Todo marcha bien, sobre todo con los relatos de las pasiones simples que van a cargo de Duclos que hace la crónica de su perversa vida, iniciada en el libertinaje a los 5 años en un convento. Intercalados en los relatos, Sade cuenta las tropelías de los amigos con sus cautivos en el palacio, siempre siguiendo un riguroso reglamento que indica las actividades diarias, que incluyen la desacración cotidiana de una capilla, indulgencia en la gula durante los alimentos, relatos, orgías y una que otra leve intriga que se resuelve en menos de dos párafos

Ya para el final de la primera parte, Sade esta cansado de escribir y solo dice “No sucedio nada notable este día despuás del relato.

En las últimas 3 partes, sólo se limita a ennumerar atrocidades correspondientes a las pasiones, sin mayor lujo de detalle, contrastando con la primera parte, en que usa un lenguaje barroco y pletórico de adjetivos voluptuos y lubriciosamente acomodados (así, o más pletórico?)

Siento que es una obra inconclusa pues las últimas partes hasta están marcadas como “borrador” y pasan a ser una triste lista de atrocidades, que incluso algunas son anatómica y biológicamente imposibles.

Hay que darle crédito a Sade, sin embargo, por su prodigiosa memoria, pues lleva la trama incluso en los borradores de casi 40 personajes distintos y qué les ha ocurrido a cada uno, y también por la tremenda imaginación para figurar extrañas y depravadas formas de placer.

Al final, termina uno asqueado de ver tanto degenere. Sobre todo lo que tiene que ver con coprofilia. Tal vez sade era devoto de esta pasión. Pero, con un vistazo más a fondo, tal vez se trata de una lección moralista. Sade sostiene que el placer sólo se deriva del poder y ascendencia que tenga uno sobre el prójimo. Lo resume en una frase perdida por ahí que ya había citado. “No basta con sentir el placer. Tu víctima debe ser miserable “

En fin. Basta de Sade. A ver que me cuenta José Agustín. No pude encontrar el libro que quería pero la temática de “Ciudades desiertas” me llama la atención por mi condición de mexicano en el extranjero.

El final prometido de 120 días? todos los buenos mueren y los malos? regresan a parís.
Léase este libro, nomás para que no te apantallen los que ya lo leyeron.


Acerca de este articulo