El Comadre

En los días de trabajo, seguido voy a comer a un restaurancillo que queda a un lado de la oficina, porque queda bastante cerca, la comida es bastante buena y no es muy caro que digamos.

Ese restaurancillo ha tenido una larga historia. Originalmente se lamaba “El Chile verde” y lo atendía un tipo que se dedicaba a hacer comida en Hollywood para las estrellas mientras estaban en fimación. Era curioso ver los retratos que tenía por toda la pared, con Jennifer Lopez, Julia Roberts, Jude Law y otras luminarias que seguramente degustaron sus tacos.

A la larga, El chile verde no tuvo gran éxito, o tal vez el fulano decidio que era mas divertido darle de comer a la realeza Holliwoodense, que a la clase proletaria y el Chile verde Cerró.

Tiempo despues, un par de doñas bastante entusiasmadas por iniciar su propio negocio, juntaron su lanita, rentaron el local y abrieron después de muchas tribulaciones lo que ahora se llama Las comadres, antojitos mexicanos

Era bastante chistoso porque las doñas se esmeraban en lo que hacían y la comida ahora tení un sazón “casero” muy sabroso.

Pues pasó lo que tenía que pasar y las comadres se pelearon muy gacho, que porque una no hacia nada y la otra de seguro se quedaba con el dinero y no le pagaba y blablabla, ya me imagino los pleitos tremendos por los que pasaron.

Así que después de un mes, “las comadres” por poco y cierra, de no ser que otro tipo se metió al quite y les compró el negocio.

El meollo del asunto, es que este tipo tiene un ayudante, o ayudanta, o no sé como esta el asunto. El punto es que es un tipo amaneradísimo gordo como de unas 300 libras, que trae el pelo pintado y siempre trae pantalones entallados, entallados y habla con todos los acentos y minuciosidades que implica ser amaneradísimo.

Lo que sí es que su novio debe ser muy feliz, porque hace comida sabrosísima y se nota que se siente orgulloso de ello pues le pone muchísimo empeño a su trabajo, desviviéndose por sus clientes y siempre dando el detalle extra. ( o no sé si sólo sea conmigo) *brrrr* mufasa.

Total, que ese sr. es el famoso “comadre”. Y pues hasta eso que es agradable y saca plática, y no es de los tipos gay lanzados o molestos.

Pues este día estaba especialmente sonriente y nos empieza a platicar con lujo de detalle lo que le pasó minutos antes:

El Comadre: -Ay pues hace rato, llego un tipo horriiible, groserísimo.
El Hector: orale…
EC: Pues sí llego preguntando que si tenímos menudo y yo le dije que sí pero me dijo: ” Ay, es del que hace el joto?”
EH: o_O
EC: Me dio taaaaaaaaanto coraje, y le dije, pues sí fijese, es el que hace el joto y lo hace con las manos, no con el culo eh!
EH: O_O
EC: Pues siii que falta de respeto, valgame, me quiso dar el patatús, digo todomundo tiene relaciones sexuales y pues a cada quien su preferencia verdad?
EH: (pensando.. ya no tengo hambre)
EC: Es que esa gente me da coraje, hasta agarre el cuchillo, porque me hizo enojar taaaanto… que barbaridad.. mejor me voy a seguir haciendo mi comida. Verdad que quedo rica?
EH: er… uh… si, esta muy buena..

Pues eso fue lo que paso. El comadre es gay declarado y no solo amanerado y pues ahi cada quien.

Lo que sí es que hay que tener respeto para todos. Lo que pase en la intimidad de las recámaras no es negocio de uno. Y el juzgar es prerrogativa de los Dioses. Quien es uno para hacer eso?

Independientemente. me dió risa. Y ahora no puedo sacarme de la cabeza, con qué hacen la comida cuando uno no puede ver la cocina… ni hablar. Puro Teppanyaki, donde el cocinero esta a plena vista.


Acerca de este articulo