Mentes Pequeñas II

Me ensatana la manera en que alguna gente trata las herramientas de trabajo. Y aún más cuando se hace con espíritu chingativo de joder al prójimo. Son las Mentes pequeñas de las que hablaba hace tiempo.

Entre otras cosas, hoy he andado circulando desde lass cuatro de la mañana por el proyecto que estoy desarrollando. Técnicamente me debería haber ido a mi casa como a las 4 y media, pero diligiente (y tal vez estúpidamente) me quedé a terminar lo que empezé.

Pues Faltando diez para las cinco, que es la hora que me había fijado para irme, llama el jefe (nisiquiera conmigo) y manda el recado de que lo espere, quesque ya viene en camino. Pues como dijo mi tocayo Sabina.. Y nos dieron las seis y la siete y el jefe ni sus luces.

ESO me ensatana.

Luego para acabarla de joder, en la tarde usaron mi camioneta de la compa&;ntidle;ía para hacer unas entregas.

No haré el cuento largo. Estoy escribiendo esto en la Palm, en una gasolinera esperando a que la pepsi se enfríe, pues me la dejaron sin agua, sin aceite, con poca gasolina y la baterí se cayó de donde debe estar porque le alfojaron los tornillos de retención.

Ya no sé si es mala fé, ganas de joder, o de plano estoy salado en este mes con las herramientas de trabajo.

Quéjome.


Acerca de este articulo