Recurrencias Cíclicas

Siento desánimo ante estas recurrencias.

Tengo la maldición de que los elementos mas insignificantes de ciertas conversaciones quedan adhesiva e indeleblemente grabados en mi cabeza. Y cuando menos lo espero, las ánimas de antaño que creía extintas, sacan a relucir su horrible cabezota y a dentelladas destrozan la resolución de los olvidos; enredándolas en las telarañas de mi mente.

No debo caer, no debo caer. Al menos este desahogo es un poco terapéutico.

Malditos sean los Acrídidos, específicamente los de reducidas dimensiones.


Acerca de este articulo