Volando con el hada verde

En mi camino a desubrir si puedo volar me he encontrado con el hada verde. Ahora estoy en el club de Picasso, Lord Byron y Matisse. He volado con el hada verde y el encuentro fue realmente feliz. Me llevo por caminos insospechados y aunque no fue un viaje alucinogeno si es lo suficientmente fuerte para arrancar los petalos de la realidad y envolverla en el sutil y vaporoso manto que destila de las paredes de su copa.

El hada verde me hizo feliz unos minutos, pero la compa&ntile;ia fue lo que hizo de la experiencia algo completamente inolvidable. Mil sonrisas, Mil carcajadas, Mil ensue&ntidle;os, ligados indeleblemente a las alas de susodicha hada.

Salud!


Acerca de este articulo