XXXI

Hoy mis padres cumplen su XXXI aniversario de casados.

Realmente han fijado una vara muy alta con su ejemplo de amor, dedicación, cariño, cuidado y sobre todo unidad.

No puedo recordar una sola vez que se hayan peleado frente a nosotros sus hijos, que no se hayan disculpado también frente a nosotros sus hijos.

No puedo recordar una sola vez que no se hayan apoyado incondicionalmente en sus decisiones el uno al otro. No puedo recordar una sola vez que se hayan faltado al respeto.

Me dejan una misión cuasi-imposible. Quisiera emularlos. Quisiera poder llegar a los XXXI y pensar que otros XXXI no estarían nada mal. Gracias por darnos esta familia increíble, con sus buenos y malos momentos. Gracias por educarnos como nos educaron. Gracias por mostrarnos el camino a ser hombres de bien. Gracias por mostrarnos la pauta de lo que debe ser un matrimonio feliz.

Con desacuerdos, pero con buenos recuerdos
Con conciliaciones, sin que falten las reconciliaciones
Con gritos y gestos, sin que falten susurros y cariños
Con trabajo y esfuerzo, sin que falte la siesta y el ocio
Con amor y comprensión, sin que falten malentendidos y dudas
Con Fé y con Dios, sin que falte la dosis de filosofía laica
Con mi Pá y mi Motita, sin que falten sus 5 chamacos latosos

Felicidades, papás! su éxito es digno modelo a ser emulado
sólo quiero un dia llegarles a los talones


Acerca de este articulo