El inexorable paso del tiempo y el curioso caso de Benjamin Button

Anoche ví la película “El Curioso caso de Benjamin Button“. Dirigida por David Fincher (Alien 3, Panic Room, Fight club) y basada en la novela de F. Scott Fitzgerald.

Es una larga película, sin embargo, es el retrato condensado de una larga vida, por lo que no podía durar menos. Curiosamente logró capturar mi atención pues mantene en suspenso y en equilibrio los elementos que mantienen abierta la duda Ñy que va a pasar? Cuando desde el principio es obvio lo que va a pasar. La vida transcurre en medio de eventos intrascendentes y ordinarios, y lo que los hace extraordinarios es lo que hagamos de ellos.

Serán extraordinarios sólo para uno mismo. Fuera de tí, no deja de ser la vida de un extraño cualquiera, que transcurre al mismo tiempo que la vida de todos los demás extraños en este planeta.

Si algo me gustó, fué que durante la película, Fitzgerald suelta poco a poco perlas de sabiduría, en boca de la madre de Button, y algunos personajes que van dando consejos. Verdaderas perlas de sabiduría sobre el misterio de la vida y el paso inexorable del tiempo.

Creo que una buena película, al final te hace refelxionar sobre tu vida misma.

“Lo que importa es que nunca es demasiado tarde, o en mi caso, demasiado temprano para ser quien quieras ser. No hay límite de tiempo. Empieza cuando quieras. Puedes cambiar, o quedarte igual. No hay reglas para esto. Puedes hacer lo mejor, o lo peor con ello. Ojalá hagas lo mejor. Ojalá veas cosas que te sorprendan. Ojalá sientas cosas que nunca has sentido. Ojalá conozcas gente con distintos puntos de vista. Ojalá vivas una vida de la que puedas estar orgulloso. Si te das cuenta de que no es así, ojalá tengas la fuerza para empezar de nuevo”


Acerca de este articulo