Los Naturalizados en la selección

Primero, varias aclaraciones:

1. No me gusta el futbol. Ni me interesa en lo más mínimo. Si lo veo es acaso los partidos del final del mundial, o porque la raza de la oficina se juntó a verlo y hay bebidas embriagantes que consumir.

2. Me parece irracional y excesiva la cobertura que le dan a este deporte en los medios. Creo que menos futbol y menos novelas serían benéficas para la educación y cultura general de nuestro país.

Habiendo dicho esto, algo que se ha repetido ad nauseam y que permea todos los espacios noticiosos, con riesgo hasta de saltarse de la sección deportiva a las noticias normales, es que mucha gente se está quejando por que hay muchos “Naturalizados” que fueron llamados a la selección.

Creo que eso retrata a nuestra cultura como lo que somos. Viles racistas. Ultranacionalistas trasnochados. El artículo 30 de la constitución política de los Estados Unidos Mexicanos hace una distinción entre mexicanos por nacimiento y mexicanos por naturalización, en efecto, pero sólo para efectos del artículo 32, que sólamente exije nacionalidad mexicana por nacimiento para:

  • pertenecer a las fuerzas armadas en tiempos de paz (en tiempos de guerra, el que quiera aprestar el acero y el bridón por nuestra patria es bienvenido sea mexicano por nacimiento o no
  • para ser capitán, piloto, maquinista, mecánico o tripulante de embarcaciones o aeronaves de bandera mexicana
  • para ser capitán de puerto, practicante o perito en aeródromos

Dice además:

LOS MEXICANOS SERAN PREFERIDOS A LOS EXTRANJEROS EN IGUALDAD DE CIRCUNSTANCIAS, PARA TODA CLASE DE CONCESIONES Y PARA TODOS LOS EMPLEOS, CARGOS O COMISIONES DE GOBIERNO EN QUE NO SEA INDISPENSABLE LA CALIDAD DE CIUDADANO.
(REFORMADO MEDIANTE DECRETO PUBLICADO EN EL DIARIO OFICIAL DE LA FEDERACION EL 20 DE MARZO DE 1997)

No dice que los mexicanos por nacimiento serán preferidos blablabla…

De hecho, el artículo 33 dice claramente que son extranjeros los que no son mexicanos, ya sea por naturalización o por nacimiento.

Entonces, todo ese orgullo nacionalista no aplica a los jugadores que han tenido a bien adquirir nuestra nacionalidad de conformidad con la ley pues tienen los mismos derechos y obligaciones que cualquier mexicano. El haber nacido en esta tierra no nos hace especiales ni únicos ni el pueblo elegido. Simplemente nos hace Mexicanos. Por nacimiento. Y punto.

Toda esta fanfarria es completamente irrelevante. Excepto en el punto en el que se prentede empezar a discriminar a sujetos por su origen. Eso nos convierte en racistas.

Mah. Me quejo y maldigo una vez más a la psique nacional.


Acerca de este articulo